Bah, es un Citroën! ¿Seguro?

Desde hace algún tiempo vengo notando un gran número de personas que juzgan a marcas automovilísticas sin saber a penas de ellas. Comentarios envidiosos o sin sentido que se lanzan al aire al ver como una persona conduce alegremente un coche, que además de llamativo, está muy equipado, y encima, valió lo mismo o menos que aquel “Premium”, por llamarle de alguna manera, que algún día le gustó, pero que nunca llegó a ser suyo tras enamorarse de ese coche que ahora lleva entre sus manos, un Citroën.

Bah, es un Citroën! ¿Seguro?

Desde hace algún tiempo vengo notando un gran número de personas que juzgan a marcas automovilísticas sin saber a penas de ellas. Comentarios envidiosos o sin sentido que se lanzan al aire al ver como una persona conduce alegremente un coche, que además de llamativo, está muy equipado, y encima, valió lo mismo o menos que aquel “Premium”, por llamarle de alguna manera,  que algún día le gustó, pero que nunca llegó a ser suyo tras enamorarse de ese coche que ahora lleva entre sus manos, un Citroën.

La sinceridad y las verdades ya no salen a relucir cuando alguien te ve en un Citroën, que destaca por sus líneas llenas de carácter y su equipamiento. No se sabe el precio, y se lanzan falsos juicios sobre el coche. Al llegar al garaje te observan con una mirada encubierta que intenta mostrar una opinión contraria a lo que realmente sienten… en ese momento, en ese primer día con tu nuevo coche, sale de la boca atrevida de tu vecino un comentario, por ejemplo,  sobre tu nuevo C5… “Este coche lo compra la gente que no tiene dinero para otra cosa”. Con una sonrisa y una mirada más sincera que la suya, le respondes  resignado “Puede ser, pero está más equipado que tu Passat, y curiosamente valió algo más que el tuyo. ¿Sería mucho el C5?… Algo similar ocurrió cuando llegué con un C3… las únicas palabras que salieron de su boca fueron “El que no tiene para más, compra este coche”. Gran ignorancia, él a su mujer le compra un Chevrolet Matiz,… La apariencia importa, el quedar como un ser superior suma puntos ante la mente del más atrevido. La gente no acepta la innovación de aquellas marcas que algún día fueron tal vez más generalistas, y se atreven a lanzar opiniones desde el desconocimiento con el fin de hacer crecer su ego, a la vez que intentan hacerte sentir inferior, lógicamente, sin lograrlo, y apenándote de su poco conocimiento en el magnífico mundo del automóvil.

En los últimos meses he analizado las actitudes de mi entorno ante diversos modelos que han pasado por mis manos, y pocos son los que se resignan a aceptar lo que realmente son. ¿Por qué?… Son Citroën… Para muchos esto supone directamente no poder evaluarse, según ellos, por ser “demasiado malos”. ¿De verdad son malos?… yo diría que un coche malo no existe, solamente hay mejores o peores, y con sus comentarios puedo intuir que seguramente los suyos sean algo más “light” que cualquiera de los que les he enseñado, y que simplemente le cuesta reconocer lo que realmente son, pues estamos hablando de Citroën, y lógicamente, “no se puede comparar con un Volkswagen, BMW o Audi”. Cuantos prejuicios.

He podido ver como gente mostraba al Citroën C5 como un coche feo  y sin equipamiento, o al DS3 como caro y que aspira a mucho siendo un simple generalista… los más atrevidos llegan incluso a decir que son copiados de otras marcas, como se comentó del DS4… gente sin conocimientos se lanza a dar opiniones sin sentido ni fundamento. Los gustos son como los colores, pero en equipamiento, innovación y tecnología nadie puede negar que un Citroën supere al que se le quiera poner delante. Feos o bonitos, siempre ofrecerán lo último en tecnología, guste o no a los propietarios de otras marcas que creen tener algo mejor.

La opinión se deja manipular. Hace algún tiempo leía en una revista del motor un titular que rezaba en 2007 “Mercedes Benz pionero en equipar el sistema HUD en Europa”, cuando un Citroën C6 lo llevaba desde el 2005, o siendo más atrevidos, un BMW serie 5 lo llevaba incluso antes que este Mercedes. Antes  incluso la prensa proclamaba a BMW pioneros en los faros autodireccionables… vaya sorpresa cuando muchos sabíamos que los Citroën DS los equipaban casi 50 años antes… así con diversos sistemas como el Start and Stop o el AFIL,  que otorgó méritos a marcas destacables cuando realmente tendría que aparecer otra marca. CITROËN.

La marca de los chevrones  no deja indiferentes a ningún público, puede gustar o no, pero nadie puede negar que haya dejado huella en el mundo del automóvil.  Innovaciones como la tracción delantera, la carrocería monocasco autoportante de acero, el motor flotante, los  faros autodireccionables… equipamientos que hoy en día usan la gran mayoría de las marcas del sector, o que usaron las más prestigiosas bajo patente,  como es el caso de la suspensión hidroneumática, hacen que Citroën siempre nos venga en mente. Siendo sinceros, muchos conocimientos para que todos lo sepan, y puedan hacer una valoración fundamentada.

Cada mañana, cuando cojo mi Citroën me enorgullezco al saber que mi coche fue desarrollado por una empresa que ha estado siempre en la cabeza de la innovación, y muchas veces, cuando recibo comentarios de gente poco conocedora que la desprestigia con comentarios incoherentes, me lamento, y me pregunto ¿cómo puede existir gente que cree saber acerca de los automóviles, cuando realmente no sabe nada?

Autor de la publicación
Rubén Sabucedo
CitroNöticias

Sobre Rubén

Rodeado de chevrones desde el primer día de mi vida. Conocedor del producto Citroën, sus tecnologías, equipamientos y desarrollo. Descubre conmigo los entresijos de las Marcas Citroën y DS.

31 Respuestas de "Bah, es un Citroën! ¿Seguro?"

Publicar una respuesta

Tu dirección de e-mail no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.