¡Probamos el C4 Cactus en Ámsterdam! (Parte 2/2)

Motorizaciones diésel de hasta 100cv y gasolina hasta 110cv. El C4 Cactus ofrece dos motorizaciones gasolina y dos diésel. La potencia máxima no superará en ningún caso los 110cv. ¿Será suficiente?

¡Probamos el C4 Cactus en Ámsterdam! (Parte 2/2)

Durante nuestra prueba en Ámsterdam tuvimos la posibilidad de probar dos motorizaciones diferentes: Una diésel 1.6 e-HDi 92cv asociada a una caja de cambios pilotada ETG6 y una gasolina 1.2 e-THP 110cv manual de 5 velocidades, que posiblemente llegará a España durante el mes de octubre de 2014.

En Gasolina la motorización 1.2 e-THP 110cv se convierte en “tope de gama”. Si esta potencia os parece excesiva podréis optar por el motor 1.2 PureTech de 82cv, que podrá asociarse a una caja de cambios manual de 5 velocidades o una pilotada, también de 5 velocidades,  denominada como ETG5. Si por el contrario os parece poca potencia, lamentamos tener que deciros que salvo cambio, el motor 1.2 e-THP 130cv no llegará a ofrecerse en el C4 Cactus.

Para los que prefieren optar por el diésel, la oferta se completa con el motor 1.6 BlueHDi de 100cv asociado a una caja manual de 5 velocidades. La siguiente opción disponible es el motor 1.6 e-HDi 92cv, eso sí, con cambio pilotado ETG6.

DSC_9054

.

¿Qué es el ETG5 y ETG6?

El cambio automático disponible en el C4 Cactus es el ETG en sus variantes 5 y 6 velocidades. Su nombre responde a las siglas de su denominación comercial: Efficient Tronic Geargbox 5/6. Este cambio pilotado es una hibridación entre el cambio manual y el automático, que dicho de manera breve, sustituye el accionamiento humano del embrague por uno robotizado.

Como punto fuerte destaca el precio de esta opción automática. Si comparamos un C4 Cactus 1.6 HDi 92cv ETG6 contra un 1.6 BlueHDi 100cv la diferencia será aproximadamente de 200-300€ a favor del 92cv. Por otra parte, ofrece una conducción confortable para un uso normal. Además, frente al anterior cambio pilotado CMP mejora su dinamismo y sensibilidad, logrando avanzar en primera y marcha atrás sin acelerar, evitando así oscilaciones.

Generalmente, este tipo de cambio permite seleccionar una conducción Automática o Manual. En el C4 Cactus, en cambio, se suprime la función manual constante, permitiendo de manera puntual la selección de marcha mediante las levas ubicadas en el volante.  Segundos después de realizar un cambio a la demanda mediante las levas, el calculador retomará el control nuevamente.

DSC_8941

 .

e-VTi, VTi, e-THP, e-HDi y BlueHDi: ¡Qué lío!

Muchas veces las designaciones comerciales nos pueden volver locos. Antes de dar paso a la prueba de las diferentes motorizaciones aclararemos el significado de estas siglas referentes al C4 Cactus.

  • Motor Puretech: Motor gasolina tricilíndrico conocido anteriormente por su denominación VTi.
  • Motor e-VTi: Motor gasolina tricilíndrico equipado con el sistema Stop and Start.
  • Motor e-THP: Motor gasolina equipado con turbo (Turbo High Pressure) y sistema Stop and Start.
  • Motor e-HDi: El motor más conocido de Citroën. Incorpora tecnología micro-híbrida asociada al sistema Stop and Start.
  • BlueHDi: Motorización adaptada a la normativa Euro6 que incorpora un sistema basado en la utilización del adictivo AdBlue para reducir emisiones y mejorar su eficiencia.

La elección de una tecnología u otra variará en función de vuestro uso, modo de conducción y exigencias. La diferencia entre un VTi 82cv y un e-HDi ETG se ubica en torno a los 1.000€.

A continuación detallamos para los más curiosos las cifras homologadas de consumos para el C4 Cactus según la motorización.

 ..

Motor

Cambio

Peso Total

Potencia

Par (Nm/rpm)

Consumos

CO2
g/km

GASOLINA

1.2 VTi
(1199 cm3)

MANUAL 5

1040

82 cv

118/ 2.750

5,6/4,0/4,6

107

1.2 VTi
(1199 cm3)

ETG5

1050

82 cv

118 / 2.750

5/3,9/4,3

98/100

1.2 e-THP
(1199 cm3)

MANUAL 5

1199

110 cv

205 / 1.750

6,4/3,8/4,6

107

DIESEL

1.6 e-HDi
(1560 cm3)

ETG6

1130

92 cv

230 / 1 750

3,8/3,4/3,5

92/94

1.6 BlueHDi
(1560 cm3)

MANUAL 5

1145

100 cv

254 / 1750

3,8/3,2/3,4

87/89

 .

PRUEBA: ELEMENTOS COMUNES Y HABITABILIDAD.

Tan pronto nos ponemos al volante del C4 Cactus notamos que es un coche que engancha. El arranque, sin importar motorización, es casi imperceptible. La  dirección es suave y nos ofrece una maniobrabilidad exquisita, pudiendo recordar al Modo City de Fiat. La ergonomía, en cuanto a la pantalla táctil se refiere es correcta, estando cerca pero lo suficiente lejos como para no molestar o distraer en exceso. Podréis interactuar con ella manteniendo un campo visual de seguridad.

El asiento del conductor ha simplificado al máximo los reglajes. En una primera impresión puede parecer complicado encontrar la postura correcta, no obstante una vez que se descubre la regulación de altura del volante (Que no el reglaje de profundidad) encontraréis una posición agradable en segundos, incluso si se mide 1,91 metros.

La ubicación de los retrovisores exteriores, así como su tamaño, muy parecido a los del C-Elysée, nos permiten un reglaje rápido sin complicaciones. Además, gracias a la cámara de marcha atrás no será necesario manipularlos, ya que con el campo visual que nos ofrecen es más que suficiente para no liarla con un bordillo al aparcar.

DSC_8946

Ya en marcha pudimos valorar el confort interior: el diseño de los asientos, los huecos portabotellas, la toma 12 voltios cercana a un pequeño “estante” para apoyar el móvil, la ubicación de las tomas USB  o las proporciones de la guantera nos hacen percibir que se ha prestado atención a los detalles que interfieren en la vida diaria. Citroën nos preparó unas botellas de agua y unas gominolas para el camino, tal vez como detalle de bienvenida, pero a nosotros nos sirvió para probar las protecciones antideslizantes y los huecos portaobjetos, que garantizamos están perfectamente diseñados.

En carretera la suspensión resulta agradable. Pese a su altura, se comporta bien, sin oscilaciones excesivas y con un agarre superior a lo esperado.  Bajo nuestro punto de vista, creemos que está diseñado principalmente para un uso cotidiano, para la ciudad y salidas ocasionales, algo que no quiere decir que no sirva para realizar escapadas largas. Su confort es más que correcto en carretera, siendo bastante cercano al del Citroën C4, aunque no iguales, pues recordamos que son conceptos totalmente diferentes.

Referente a la altura, es importante destacar que el C4 Cactus es un vehículo sobreelevado, pero no un SUV. Su altura nos servirá para alguna hazaña puntual, pero no podemos esperar el comportamiento de un C4 AirCross. Recordemos que a fin de cuentas  este modelo se basa en el estilo y la funcionalidad.

Al igual que otros modelos de la gama Citroën, el C4 Cactus equipa como opción (300€) o de serie el sistema Citroën eTouch, un sistema que en caso de accidente y/o avería nos permitirá contactar directamente con Asistencia Citroën o Emergencias, incluyendo en este último caso un envío automático de la posición del vehículo. La activación puede realizarse de forma manual, pulsando el botón, o automática,  en caso de accidente.

DSC_9038

El SMEG+ nos recuerda al eslogan del Citroën C5, que rezaba en el año 2001 como “100% tecnología útil”. Su manejo resulta intuitivo y sencillo. Una vez te acostumbras a él te recordará a tu dispositivo móvil. ¡Será como tu mano! Dentro del equipamiento que incorpora, destaca especialmente la navegación en vista perspectiva con cartografía Navteq Europea y una precisión más que correcta, y la posibilidad de acceder al sistema Multicity Connect, un llave USB 3G que nos permite disfrutar de una multitud de aplicaciones diseñadas por el fabricante, como Vía Michelín, Trip Advisor, Gasolineras, Parking, etcétera. Además, todas las aplicaciones interactúan con el sistema principal, por lo que aportan un plus al optar por adquirirlo. Su precio en primera contratación se ubica en torno a los 350€, incluyendo la llave USB 3G y un contrato de servicio de 1 año, que podremos renovar de manera anual por una cifra inferior a los 150€. Como punto en contra podemos destacar que hasta que la llave USB carga las aplicaciones el sistema se ralentiza ligeramente. Nada grave si no queremos usar todo en un primer instante.

 .

Motorización 1.2 e-THP 110cv.

Antes de irnos a Ámsterdam tuvimos la posibilidad de probar un C4 Cactus VTi 82cv, una motorización que nos convenció especialmente en uso urbano. El llegar a esta Presentación Internacional y encontrarnos un motor nuevo y desconocido para nosotros nos sorprendió de manera muy positiva. La diferencia principal entre un VTi 82cv y un e-THP 110cv es, además de la potencia, el brío que nos aporta el turbo, y aunque parezca una tontería, los discos de freno traseros, que mejoran la sensación de control durante la frenada.

DSC_9014

Este motor a ralentí nos transmite, al igual que el 1.2 VTi, una ligera vibración propia de las motorizaciones tricilíndricas. No obstante, y aun sabiendo que no hay un motor igual, en la unidad probada cuesta reconocer que se trata de un motor tricilíndrico. Se nota, especialmente cuando el motor cae de vueltas,  pero no es de forma exagerada.

Los 110 caballos de potencia mueven con mucha soltura el C4 Cactus, algo que nos agrada pero que no nos sorprende, teniendo en cuenta que los 82 caballos de la motorización 1.2 VTi  son más que suficientes para mover con soltura los escasos 1.040 kilos gracias a su magnífica relación peso-potencia.

Como punto fuerte podemos destacar que se trata de un motor juguetón, adecuado a la filosofía del modelo y que logra obtener unos consumos literalmente ridículos. Jugando con el cambio de marchas de manera constante a fin de imitar un uso más “normal”, pues recordemos que Ámsterdam “es todo llanura” con velocidades bajas, la media obtenida ha sido de 5 l/100 exactos.

 .

MOTORIZACIÓN 1.6 e-HDi 92cv

Tras un cambio de vehículo nos lanzamos a probar un C4 Cactus e-HDi 92cv ETG6 con selector Easy Push, una motorización más que conocida para nosotros, que como cabía esperar, no nos defraudaría.

La sensación global no varió absolutamente nada frente a otros vehículos equipados con el motor 1.6 HDi 92cv.  Su rumorosidad es ajustada, con funcionamiento suave y estable. La potencia de 92cv mueve al C4 Cactus con alegría, sin echar de menos más empuje. La principal diferencia entre un ETG6 “normal” y el del C4 Cactus ha sido que al arrancar hemos tenido que seleccionar la marcha mediante un botón, la D. Sin duda alguna, la suavidad de rodadura y un cambio simplificado al máximo incitan a olvidarte de los peros de la conducción, consiguiendo disfrutar todavía más la vida abordo.

El cambio ETG6 destaca por su suavidad, aunque como todo cambio robotizado tiene ciertas oscilaciones y ligeros tirones puntuales. En aceleraciones fuertes el cambio automático reduce las marchas que considere necesarias adecuándose a la petición del conductor. Si queremos conducir en modo manual podemos utilizar las levas ubicadas bajo el volante. Por experiencia propia podemos decir que este cambio mejora con el uso, pues tras rodar un C4 Picasso durante más de 15.000 kilómetros con ETG6, confirmamos que el cambio iba realmente bien, nada parecido a cuando tenía 2.000 kilómetros.

Bajo nuestro punto de vista, recomendamos el cambio ETG6 a personas que buscan un automático a precios ajustados. Lógicamente no es un CAS, pero cumple perfectamente las expectativas de lo que podemos esperar de un cambio robotizado.

 DSC_9044

CONCLUSIÓN:

Sus motores con consumos muy ajustados, su precio de entrada de gama y sus soluciones innovadoras nos han enganchado. Rompe con lo que conocemos como Citroën hasta hoy, ofreciendo un producto asequible con soluciones funcionales. Su comportamiento es agradable, es muy fácil de conducir y es cómodo. Su simplicidad invita a disfrutarle al máximo.

Los materiales utilizados en el C4 Cactus son de calidades correctas y para nada cutres, premiando el acabado de todo aquello que está en contacto con el conductor, como el volante, panel de puertas, pomo de cambio… Se ha invertido en lo necesario.

Por su estilo rompedor llama la atención allá donde esté, siendo un auténtico plus. Es más llamativo que su principal competidor francés, el Renault Captur, y ofrece opciones de personalización importantes. Sus barras de techo de origen en negro brillante le aportan un toque juvenil y desenfadado. Además, no son un extra, sino que se equipan desde el acabado Feel Fine.

Si tuviésemos que recomendar una versión asequible, os invitaríamos a descubrir el acabado Feel Fine VTi 82cv +  Pack Llantas Grises de 16 pulgadas. Su precio, con Plan Pive y Financiación se ubica en torno a los 12.000€.

Para los más exigentes, la versión estrella sería el acabado Shine, asociado a la motorización e-THP 110cv o BlueHDi 100cv, en el cual podréis equipar un techo solar por solo 400€, tapicería cuero-mixto y un montón de opciones más.

Si tienes la posibilidad de probarlo, hazlo. Te sorprenderá.

Sobre Rubén

Rodeado de chevrones desde el primer día de mi vida. Conocedor del producto Citroën, sus tecnologías, equipamientos y desarrollo. Descubre conmigo los entresijos de las Marcas Citroën y DS.

Los comentarios están actualmente cerrados.