Citroën C-AirPlay

Presentado en primicia mundial en el Salón de Bolonia 2005, el C-AirPlay desvela una nueva interpretación del vehículo compacto, pensado para un estilo de vida dinámico y activo. Su original arquitectura asocia las formas exteriores curvas, sin rupturas, a un habitáculo depurado, en el que priman las sensaciones ligadas a la conducción.

Citroën C-AirPlay

El C-AirPlay ofrece al conductor y a sus pasajeros una nueva expresión del placer automovilístico, basada en percepciones tanto físicas como visuales.

Una nueva manera disfrutar del automóvil

El C-AirPlay es fruto de una gran exploración creativa y de una reflexión profunda acerca del placer de conducir. Coherente con las referencias estilísticas de la marca y sus valores, el C-AirPlay supone un regreso a los principios del automóvil entendido como un placer que surge del movimiento y de las sensaciones que procura, independientemente de la velocidad.

Nuevas sensaciones de conducción

Este concept-car tiene una silueta fluida, con líneas simples y continuas que evocan agilidad, gracias a sus flancos estilizados y a los elementos superiores de formas particularmente redondeadas. Su carrocería de color blanco iridiscente participa en la luminosidad característica de todo el coche.

  • El aire da forma tanto al interior como al exterior del C-AirPlay. Desde las velocidades más bajas, el aire es perceptible alrededor del conductor como un elemento activo. Su circulación se efectúa a través de un sistema de ventilación, que lo toma directamente del exterior, y de grandes tomas de aire, situadas en los paneles de las puertas.
  • La luz recorre el vehículo a través del techo panorámico y las ventanas laterales en los bajos de las puertas. Esta luz abre el interior hacia la carretera, aumentando las sensaciones de los pasajeros. Esta visión cercana de la carretera aumenta la percepción de velocidad.
  • El parabrisas contribuye a la continuidad de las líneas del C-AirPlay al remontar hasta encontrarse con el largo techo panorámico. La amplia superficie acristalada ofrece una gran visibilidad y un paso óptimo de luz al habitáculo.
  • Los colores del C-AirPlay, nunca vistos en un vehículo, son una fuente de contrastes. El blanco iridiscente de la carrocería penetra parcialmente en el interior del vehículo, rodeando los tonos rojos del habitáculo.

Estos dos colores participan en su luminosidad, proporcionando vitalidad y calor al habitáculo del C-AirPlay.

Airplay

Sensación de movimiento y de agilidad

Sus líneas compactas, su baja altura así como su gran apoyo en la carretera hacen imaginar  la vivacidad que se experimentará al volante del C-AirPlay.

La tensión de las líneas expresa las capacidades dinámicas de este concept-car. Las entradas de aire de gran tamaño confirman su carácter.

La parte trasera está en perfecta armonía con el conjunto del vehículo. Los grandes chevrones cromados evocan la identidad visual de la marca.

La atención puesta sobre los detalles del C-AirPlay subrayan la coherencia de su estilo y le aportan densidad y energía. Los elementos exteriores reflejan un diseño innovador y se integran perfectamente en la carrocería, para formar un conjunto armonioso.

Las grandes piezas acristaladas en los bajos de las puertas recuerdan a los ojos de buey de los barcos. Permiten a los pasajeros del C-AirPlay vivir directamente su desplazamiento.

Con el C-AirPlay, incluso el trayecto más corto proporciona sensaciones intensas en su conducción. Las potencialidades de este vehículo superan lo previsible. La respuesta del chasis y su ajustado peso aseguran a este concept-car unas prestaciones notables, incluso en su entorno predilecto, la ciudad. Da muestras de agilidad en sus desplazamientos y sale airoso de cualquier situación con una eficacia total.

Su distancia entre ejes le proporciona un buen apoyo en la carretera. Sus ruedas y neumáticos han sido dimensionados generosamente.

La posición de conducción, muy baja, refuerza la sensación de velocidad y precisión de movimientos cuando se está al volante del C-AirPlay.

Este vehículo conjuga sensaciones de conducción y comportamiento eficaces con el respeto al medio ambiente.

Capacidad dinámica y protección del medio ambiente

El C-AirPlay, destinado a los trayectos cotidianos está equipado con un motor de 110 CV gasolina. Una caja de cambios robotizada Sensodrive de relaciones cortas proporciona sensaciones de conducción dinámicas y lúdicas. Éstas últimas son todavía más intensas por las levas del cambio de marchas, situadas tras el volante.

El C-AirPlay demuestra igualmente sus cualidades urbanas adoptando la tecnología  Stop & Start, que garantiza un consumo mínimo y un nivel de emisiones particularmente reducido.

Un viaje táctil

El diseño interior confirma el carácter fuerte y provocador de este vehículo. El habitáculo del C-AirPlay acoge confortablemente a dos adultos y su equipaje. Este concepto reafirma así su vocación de vehículo compacto, coherente con una utilización frecuente.

El ambiente interior está enriquecido por el empleo de materiales inéditos y por su tratamiento innovador, puesto al servicio de la interacción entre el conductor y su vehículo.

Prioridad para las prestaciones

EL C-AirPlay ha sido diseñado pensando en elementos esenciales: las prestaciones y las sensaciones prioritarias y placenteras para el conductor y su acompañante.

El nivel de equipamiento del C-AirPlay es básico, pero sin comprometer la seguridad. Los mandos y las informaciones de conducción se agrupan en el volante, para conservar la pureza de las líneas interiores.

Esta instrumentación se articula alrededor de dos esferas que muestran las informaciones de velocidad, cuentarrevoluciones, el nivel de combustible.

El equipamiento del C-AirPlay está iluminado desde atrás por la luz de los pilotos. Así, los colores transmitidos son del mismo tono rojo que los del habitáculo.

Airplay

Un ambiente al servicio de los sentidos

EL C-AirPlay lleva a sus ocupantes a un universo donde se viven emociones fuertes. Los sentidos se estimulan al mismo tiempo y a distintos niveles.

Las depuradas líneas del habitáculo dejan un gran espacio a las sensaciones. El asiento delantero de dos plazas está diseñado en un sólo volumen. Sus curvas ininterrumpidas imitan la forma totalmente curva de los paneles de las puertas y el salpicadero.

El aire, la luz y los colores crean un ambiente vivo, lleno de contrastes.

El C-AirPlay y sus ocupantes se desplazan así en interacción con su entorno inmediato.

Las zonas táctiles, situadas en el centro del asiento delantero, concentran los mandos del cambio de marchas, los elevalunas eléctricos y el reglaje de los retrovisores. Más allá de su diseño innovador, estos puntos sensibles concretan una nueva proximidad con el vehículo, que responde así al contacto físico, como si fuera un organismo vivo. Suponen un contacto sensorial fuerte y reactivo entre el conductor y su vehículo.

La interacción táctil entre el C-AirPlay y su conductor es posible gracias a materiales como la silicona, utilizada para los asientos y los paneles de las puertas.

Las líneas redondeadas y tensas del C-AirPlay, junto a las sensaciones de conducción que proporciona, hacen de este prototipo un vehículo compacto lleno de fuerza y dinamismo.

Es una propuesta original e innovadora, para responder a las necesidades de transporte cotidianas.

.

Características técnicas

Dimensiones

Longitud: 3,30 m

Anchura: 1,68 m

Altura: 1,39 m

Distancia entre ejes: 2,23 m

Motor:

Gasolina o diésel HDi de 110 CV.

Cambio de marchas:

Sensodrive con levas de cambio tras el volante

Video Presentación:



 

 

Fuente: Prensa Citroën

Sobre CitroNöticias

Agrupa las publicaciones generadas por autores con participación puntual, extractos y otras colaboraciones excepcionales.

Publicar una respuesta

Tu dirección de e-mail no será publicada.